¿Qué es Clash of Spear?

Publicado el 29 junio, 2021

Hace un año me llegó la noticia de que salía un kickstarter para un reglamento de edad antigua, estaba buscando algo de esa época y los de Studio Tomahawk aún estaban diseñando su Saga Edad de Aníbal. Me arriesgué, junto a un par de amigos más, y la suerte nos sonrió. Llegó a nuestras manos un juego fácil y a la vez con la enjundia de un gran juego de estrategia.

Llegados a este punto os preguntaréis de qué va Clash of Spears, así que os anticiparé que es un juego bien diseñado y concebido, un juego de bandas, con unas 50 minis por jugador al más puro estilo de Saga, ambientado en las guerras Púnicas. Ofrece doce listas: Iberos, Lusitanos, Celtíberos, Etruscos y Samnitas, Romanos Republicanos, Naciones griegas (tres variantes), la Expedición de Pirro, Cartagineses, Númidas, Galos y Ligures.

En Clash of Spear tendrás la sensación de liderar un contingente muy heterogéneo de tropas, dado que disponemos de unos diez tipos de tropa diferente (tropas ligeras y hostigadores, tropa de línea, tropas pesadas, caballería). El juego tiene un sistema de puntos muy claro, puedes crear tus propias unidades si quieres y también cuenta con un constructor de ejércitos en línea (Clahculator) donde diseñar tus listas de forma más rápida, más fácil, más seductora…

Hablemos ahora de las características de las tropas: tienen 4 características fijas (habilidad de armas, habilidad de disparo, salvación y agallas) y cada tipo de tropa aporta color al juego con unos rasgos propios, variables según la tropa, destrezas de combate y efectos sobre la moral del contrario. Los Héroes o generales -necesitarás varios- tienen las mismas características, pero según su nivel de maestría en batalla disponen de más puntos de mando, esenciales en el juego.

Clash of Spears es un nuevo paso hacia la estrategia en términos de partidas de bandas. Antes de cada partida cada jugador tendrá un papel determinante para seleccionar y ubicar el terreno, para enardecer a sus tropas o encomendarse a los dioses, lo que te permitirá repetir tiradas. Cada batalla se inicia mediante una fase de movimiento de marcadores de despliegue oculto, lo que le aporta una doble incógnita a tu despliegue en comparación con el rival, por lo que no sabes donde irán las minis de tu contrincante hasta que no se despliegan.

Después empieza la batalla propiamente dicha, se mira quien tiene el primer turno, para ello se tira un dado y se suman puntos de comandante si lo deseas. Quien gana elige una unidad y gastando más puntos de comandante la activa. Clash of Spears propone un turno de juego alterno, en el que cada jugador puede activar una única unidad y ésta puede acometer hasta tres activaciones. Lo interesante de este juego es que permite al contrario intentar reaccionar, bloquear o responder a las acciones que se emprenden por parte de nuestros rivales, aportando al juego una mayor sensación de estrategia sobre el campo de batalla.

Como he comentado antes, cada unidad puede realizar hasta tres acciones, después de la primera activación, si el jugador decide seguir activando esa unidad, el rival puede reaccionar gastando un punto de comandante y huir, cerrar filas, disparar o contra cargar. Como podéis ver las opciones son variadas. Eso sí, deberá pasar una tirada contra sus agallas.

Por otra parte, eleva la sensación de realismo en términos de combate, permitiendo varios tipos de respuesta frente a un ataque cuerpo a cuerpo. Dependiendo de las activaciones aún disponibles de una unidad objetivo de un ataque, ésta podrá, defender, contraatacar, o tan solo aguantar. El combate y el disparo se presentan de forma muy sencilla, pero muy realistas y hay características para cada tipo de arma.

Hay un tema importante y son las fatigas que se toman por moverse por terrenos difíciles, por ver a tropas morir alrededor o por las bajas que has visto a tu alrededor. La fatiga tiene efectos adversos sobre las estadísticas de la tropa, de manera que una tropa cansada/desmoralizada será presa fácil en el campo de batalla.

Para determinar el ganador de la batalla, cada ejército tiene un equivalente en puntos de ruptura, según el número de miniaturas que lo compone. A mayor número de bajas/tropas en retirada, más puntos de ruptura (amén de las condiciones del escenario). Un ejército se ve obligado a realizar un chequeo de ruptura cuando acumula tres o más puntos de este tipo (un equivalente a unas 21-24 bajas, dependiendo de la configuración de cada ejército) y tendrá que chequear. Llegados a ese punto un general debe considerar si semejante sangría es sostenible o se baten en retirada.

En conclusión, para mí, como jugador veterano de Saga que soy, ha sido un placer, sin desmerecer a Saga, el encontrarme este juego. Lo recomiendo por varias razones: el motor de juego es muy bueno y estratégico (sin complicarlo en exceso), tiene gran variedad de listas, y una gran variedad de opciones tácticas dependiendo de las tropas seleccionadas, es altamente escalable (hemos dado nuestros primeros pasos con partidas de 600 puntos y actualmente nuestra tónica es jugar a 1.000, aunque en ocasiones los hemos sobrepasado) y desde su inicio se ha mantenido un feedback espectacular con los creadores, los hermanos Erize, que te permite solventar cualquier duda y dinamizar el juego.

Además de la época antigua, existe una versión beta de edad oscura, época samurái y clásica. Asimismo, los creadores del juego han ido incorporando escenarios para un solo jugador, reglas para asedios, etc… Como vemos, un juego que tiene mucho cariño detrás y un constante apoyo. Actualmente puedes encontrar en grupo en Facebook dedicado a este juego en castellano: Clash of Spear en castellano.

Javier Leiva [Club Despertaferro]

Etiquetas: , , ,
Categorizado en: