Cómo pintar marcas de batalla

Publicado el 15 septiembre, 2022

¡Hola a todos! Hoy vamos con un artículo sobre cómo pintar daños o marcas de batalla.

Por ‘marcas de batalla’ entendemos aquellos arañazos, golpes, desconchones… que quedan en un vehículo, armadura o traje, y que muestran que este vehículo o armadura no acaba de salir del taller, o que el soldado no está estrenando su uniforme, sino que ya llevan un tiempo combatiendo. Y esto es algo que podemos aplicar también a los elementos de escenografía.

Sí que es cierto que muchas veces puede parecer más bonito un Marine Espacial con una servoarmadura nueva y sin un arañazo, pero no es realista. ¿Os imagináis a los soldados aliados desembarcando en la playa de Normandía con los trajes impecables? ¿O a los vehículos estadounidenses impolutos luchando en las selvas de Vietnam? Obviamente, en algún momento estarían así de impecables, pero seguramente a los 5 minutos ya tendrían, como mínimo, alguna mancha de barro o polvo en alguna parte. Lo mismo pasa con las miniaturas.

Cómo crear las marcas de batalla

Pero ¿cómo creamos esas marcas de batalla? Hay diferentes formas de hacerlo, y, dependiendo el resultado que estemos buscando o el tamaño de la miniatura, usaremos unas u otras. En esencia, esta técnica puede hacerse con esponja, con pincel (si está desgastado, mejor) o con Chipping Medium, un producto específico para hacer desconchones.

En cuanto a la pintura que vamos a usar, tenemos dos opciones: podemos crear textura al mismo tiempo que creamos los desconchones si usamos un tono más claro que el color general de nuestra miniatura (imagen 1). Si he pintado mi Marine con Macragge Blue, puedo usar un Lothern Blue, porque es más claro, además de que son dos colores con una saturación de color muy similar.

Una vez hayamos pintado las zonas de desconchones con el color más claro, podemos aplicar un color oscuro en los bordes o en el límite del color más claro, “creando” así los bordes del desconchón. Si no buscamos crear una textura, podemos usar directamente un color oscuro (gris o marrón), de modo que crearemos un contraste muy fuerte que hará destacar esa zona de desgaste.

Imagen 1. Textura con daño de batalla

En primer lugar, la técnica de la esponja nos permite estampar un patrón aleatorio de pequeños puntos y rayitas, creando zonas de desconchones localizadas y controladas, pero que sean diferentes entre sí. Es recomendable tener varios tipos de esponjas (imagen 2), ya que las diferencias en porosidad y densidad nos darán la posibilidad de crear patrones distintos entre sí. Lo bueno es que podemos aprovechar cualquier esponja de los blíster o de cajas de embalaje, aunque también hay marcas que las comercializan. Aunque sea obvio, no está de más recordar que si la miniatura es grande, seguramente necesitemos una esponja bastante porosa para que las marcas que creemos destaquen más. Además, alternar diferentes tipos de esponja en una mini hará que gane variedad y realismo.

Imagen 2. Tipos de esponja

Cuando tengamos los materiales listos, cogemos el trocito de esponja y mojamos un extremo en la pintura, con cuidado de no empaparla demasiado; a continuación, descargamos parte de la pintura en un papel y, sobre la miniatura, damos pequeños golpecitos con ella. Es recomendable probar antes sobre el propio papel o sobre nuestra mano para ver qué cantidad de pintura estamos descargando y controlar mejor el resultado.

Las zonas que más se desgastan suelen ser las esquinas y vértices de los objetos (imagen 3), al igual que el frontal y los bajos de los vehículos, así que, si no sabéis muy bien en qué zonas centraros, esto os puede ayudar, y a partir de ahí probar en otras zonas de la miniatura. Pintar sobre las calcomanías también suele dar un efecto de desgaste muy eficaz.

Imagen 3. Roces y desconchones en los vértices

También podemos crear desgastes con un pincel, simulando roces de disparos o arañazos (imagen 4). Para ello, cogemos un pincel fino, lo mojamos en la pintura y hacemos una línea recta con un movimiento rápido. Una forma de conseguir un buen resultado es ir moviendo la mano rápidamente, haciendo líneas rectas, mientras acercamos el pincel a la miniatura poco a poco; de esa forma, cuando el pincel toque la miniatura conseguiremos una línea bastante recta y fina. Haciendo esto varias veces y cambiando la trayectoria del pincel en cada trazo conseguiremos que parezca que nuestra miniatura lleva ya varios combates a sus espaldas (imagen 4, soldado T’au).

Imagen 4. Varios ejemplos de arañazos

Si queremos crear el efecto de textura del que hemos hablado antes, podemos coger un color oscuro y hacer una línea paralela junto a la que acabamos de hacer. Otra forma de conseguir esa textura es hacer algunas manchas en los vértices y esquinas donde hayamos hecho los desconchones (imagen 5).

Imagen 5. Efecto de textura

El tercer método para hacer desconchones es usar Chipping Medium, que, según la miniatura y los resultados que busquemos, puede ser más rápido.

Suele emplearse de forma más generalizada en miniaturas o piezas de mayor tamaño; por ejemplo, es una herramienta muy popular a la hora de crear desgaste en elementos de escenografía, pero eso no quiere decir que no pueda usarse en soldados o piezas más pequeñas. Personalmente, he de decir que aún no he tenido la oportunidad de probarlo, pero las personas que lo ha usado está bastante contenta con los resultados, y, en mi opinión, es una herramienta bastante útil si queremos crear daños de batalla pero no tenemos tiempo, ganas o técnica suficiente como para hacerlo de la forma en que he explicado más arriba.

Su modo de empleo es bastante simple: tras dar la imprimación inicial, daremos una segunda capa de color marrón anaranjado, que simulará las zonas oxidadas; para este paso, es recomendable usar un aerógrafo, ya que nos permitirá dar una capa de color homogénea de forma rápida. Una vez tengamos esta capa, pondremos unas gotas de Chipping Medium en nuestra paleta húmeda, y con un pincel “pintaremos” encima de la miniatura/escenografía, centrándonos en los vértices y las aristas, pero dan golpecitos más o menos aleatorios. Una vez ha secado el Chipping Medium, pintamos la superficie con el color final que queramos. Tras dejar secar esta última capa, mojamos un pincel con agua y comenzamos a pasarlo por las zonas donde queremos crear desconchones y desgaste. Deberemos insistir un poco, pero tras varias pasadas veremos que vuelve a aparecer el color marrón. Otra forma de hacerlo es con cepillos de cerdas duras, como un cepillo interdental o los cepillos que se usan para limpiar el aerógrafo, pasándolos sobre las zonas donde aplicamos el Chipping Medium. A continuación os dejo un par de vídeos de YouTube en el que explican el proceso, tanto en castellano como en inglés.

Una vez creadas estas zonas de desgaste, podemos coger la pintura marrón/naranja, agregarle un poco de agua para diluirla un poco, y hacer líneas verticales que salgan de las zonas oxidadas. De esa forma, envejeceremos aún más la pieza, dando el efecto de que el óxido ha sido lavado por la lluvia.

Como veis, hacer marcas de batalla no es algo demasiado complicado, quizás requieran algo más de tiempo y algo de práctica para interiorizar los movimientos que hay que hacer, así como qué combinaciones de patrones, técnicas y colores son más efectivos para la miniatura que tenemos delante. Pero una vez hemos hecho algunas pruebas, es una técnica muy sencilla que no requiere demasiado tiempo y que le aporta un toque extra de personalidad a nuestras miniaturas. Esta técnica, en combinación con el weathering, puede dar como resultado unas figuras muy chulas que harán que vuestros rivales se lo piensen dos veces antes de cargar contra vosotros (no porque le añada un +3 a la Fuerza de combate, sino porque siempre da pena arrasar una unidad de miniaturas que está muy bien pintada).

— Alex [@intothewebway]

...

Chipping Medium 35ml

Ver producto
...

Medium de Desgaste 17ml

Ver producto
...

Heavy Effects Acrylic Fluid

Ver producto

Etiquetas: , ,
Categorizado en: