Cómo usar los héroes de la Oscuridad en Middle Earth SBG

Publicado el 15 enero, 2023

Las historias contenidas en el El Señor de los Anillos y El Hobbit son, sin lugar a duda, historias de héroes, aunque no todas ellas son un derroche de virtudes. Esto es algo que los generales de los ejércitos de la Oscuridad han vivido en sus carnes y a todos ellos va dirigido este artículo, en el que nos centraremos en el funcionamiento de los Señores de la Oscuridad dentro del MESBG.

Una de las cosas que más atrae del MESBG es cómo interactúan los héroes en él y lo potentes que pueden ser cuando se usan apropiadamente. Con esto no quiero decir que todos los héroes tengan que valorarse sólo por su habilidad marcial y su capacidad de ser máquinas de matar, sino que muchos han sido diseñados para llevar a cabo una tarea con eficacia, desde pisotear al enemigo, hasta infundir valor y confianza a los guerreros que le rodean… ¡o sembrar el pánico entre sus enemigos!

Es muy común que los jugadores se centren en los Héroes de la Luz, y el porqué de la inclusión de estos héroes es muy clara en el caso de Aragorn o Boromir, puesto que son auténticos héroes de capa y espada en La Tierra Media y son muy fáciles de reconocer. Son además héroes poderoso y carismáticos, de los que puedes esperar que hagan grandes cosas porque sus hazañas en los libros y películas les preceden. No obstante, con los héroes de la Oscuridad la cosa no suele estar tan clara. Esto no quiere decir que sean menos potentes o capaces que sus homólogos de la Luz, solo que es necesario ver más allá de lo obvio (su perfil de atributos) para comprobar de lo que son capaces.

La clave para sacar el máximo partido de los héroes de la Oscuridad es tener claro desde el principio de la partida el papel que van a desarrollar. Algunos, por supuesto, pueden desempeñar más de una función (como ya comentamos en el artículo sobre magia), pero aún así, siempre necesitas un plan de acción y deberías ceñirte a él. Existe además el factor de hay que tener en mente qué hará cada uno de los héroes que añadamos a nuestras listas cuando las hagamos.

Simplemente echando un vistazo a las categorías que haremos a continuación, se puede comprobar que unos héroes encajan mejor en los roles que esperamos que desarrollen que otros. El Balrog, por poner un ejemplo, no tiene rival cuando se trata de luchar, pero a la vez es capaz de mantener a las hordas orcas en línea. Un nazgûl es capaz de deshabilitar a un héroe enemigo, pero también puede acabar con miniaturas concretas con magia o hacer huir a sus enemigos.

Si un héroe puede desempeñar múltiples roles, entonces es doblemente importante que cuentes con él a la hora de organizar tu ejército. No tomes riesgos innecesarios con ellos, puesto que su pérdida puede provocar el desmoronamiento de tu ejército y que con ello se nos escape la partida.

Tácticas de la Oscuridad

  • Destrucción masiva – Esta es bastante descriptiva. Consiste básicamente en eliminar guerreros en grandes cantidades de forma efectiva y constante durante la partida.
  • Liderazgo – Este rol es especialmente importante en los ejércitos de Oscuridad, puesto que tienden a huir del terreno de juego con relativa facilidad. Un liderazgo férreo puede darte ventaja si la cosa se empieza a torcer.
  • Fulminación mágica – ¿Te crees a salvo estando tras las líneas de tu propio ejército? Pues hay miniaturas que pueden acabar con tus preciadas miniaturas incluso sin tener que exponerse a combatir contra ellas.
  • Asesino – Veni vidi vici. Fácil y directo. Usa estos héroes para estamparlos contra los héroes enemigos y acabar con las mejores y más poderosas miniaturas enemigas.
  • Dispersar al enemigo – Aquí pondremos a los héroes que sacan un mayor provecho de los enemigos desmoralizados, favoreciendo que su resolución se tambalea para acabar con ellos.

Destrucción masiva

Balrog, Sauron, Mûmakil, Jefes Troll, Burdhûr, Reina de las Arañas,…

Si quieres usar uno o más de tus héroes como destructores masivos, hay un par de principios básicos a los que atenerse:

El primero consiste en mantenerte en movimiento a toda costa (ser quien carga y no el que recibe la carga). Si controlamos esto, puedes escoger con quien enfrentarte, algo esencial cuando tratas de maximizar el daño. No hay nada peor que tener un héroe con potencial sufriendo turno tras turno la carga de un guerrero solitario que frustre nuestras cargas. A menudo los enemigos harán que ese guerrero pase los chequeos de terror mediante sus reglas especiales, así que el hecho de causar terror no va a poder sacarnos de esa situación. 

Es necesario mantenerse en movimiento haciendo uso de los puntos de Poder y sacar el máximo partido a tus movimientos heroicos. Esto es especialmente importante si tu héroe cuenta con las reglas de pisotear o si es una miniatura de caballería, puesto que ganará sus bonus de carga.

Otro principio es no dejar luchar a estos perfiles en solitario. Por ejemplo, un Jefe Troll o el Balrog pueden ocuparse fácilmente con dos o tres miniaturas por turno, así que procura mantener esa proporción al cargar. Tal y como se ha dicho antes, haz uso de tus puntos de Poder para cargar a las miniaturas más vulnerables de caer muertos a sus pies y utiliza al resto de ejército para hacer pantalla o para dar apoyo a estos perfiles y favorecer que ganen sus combates.

Liderazgo

Sauron, Balrog, Saruman, Uglúk, chamanes,…

El denominador común que agrupa los perfiles englobados en esta categoría es que son capaces de conseguir que los guerreros hagan lo que quieras que hagan y que se mantengan y luchen hasta el último de los hombres (u orcos, ya me entendéis). No es una tarea sencilla, ya que un vistazo rápido a los atributos de Valor de los guerreros de la Oscuridad nos hará ver que no son especialmente altos. Por suerte, pese a que los guerreros de la Oscuridad suelen ser cobardes desde el primero al último, sus líderes son capaces de mantenerlos en juego.

Cualquier héroe que disponga de un atributo de Valor de 5 o más debería ser capaz de superar un chequeo de ¡Resistid!, así que contar con al menos un héroe con este valor en tu fuerza es casi imprescindible. Es también destacable el contar con un héroe de leyenda entre tus filas, puesto que ese primer chequeo tan importante en los ejércitos oscuros lo pasan de forma automática y sin peligro de que huyan.

Por tanto, mantén a tus líderes alejados de los problemas y sitúalos en el centro de tu ejército para que afecten al mayor número posible de miniaturas. Se trata de la posición ideal para efectuar acciones heroicas. Las más comunes e importantes son los movimientos heroicos, ya que permiten adelantarnos al orden normal de movimiento si no tenemos la iniciativa o de responder si tratan de arrebatárnosla con un un movimiento heroico enemigo.

Algunos héroes además tienen beneficios adicionales, como el radio extra de la regla ¡Resistid! que tiene Saruman, puesto que afecta a 12UMs en lugar de los 6UM habituales. Esto lo hace especialmente importante para los compases finales de la partida, donde siempre será más fiable que usar capitanes u otros héroes para este fin. Otro ejemplo sería Uglúk, que sacrificando un guerrero orco cercano, le permite pasar este chequeo de forma automática.

Fulminación mágica

Nazgûls, Saruman, Sauron,…

Provocar una fulminación mágica implica destrozar las tácticas de tu oponente gracias a los hechizos de los que dispondremos. Desde el potente Proyectil Mágico, capaz de demoler las formaciones densas de guerreros y tirar a jinetes de sus monturas, hasta el más sutil Paralizar de los nazgûls. A pesar de que puede hacerse de varias formas, el concepto es sencillo.

El uso más común de los hechizos es paralizar a un héroe, dejarlo indefenso y que no haga nada en ese turno. Se trata de un plan simple, pero tremendamente efectivo. El paso avanzado sería utilizar el hechizo Control para sacar a esa miniatura de donde quería estar y que pase a estar donde más nos convenga. Este hechizo nos permite mover la mitad de su movimiento a la miniatura enemiga escogida (siempre que no le cause un daño directo) y hacer que, por ejemplo, deje la seguridad de sus tropas y nos permita atraparlo con nuestras propias tropas. 

Esta categoría sin duda está coronada por los nazguls, tanto los genéricos como aquellas versiones con nombre propio, a pesar de que algunos de ellos tienen una dificultad más alta para lanzar depende qué hechizos. Los Nueve cuentan con un buen número de hechizos para lanzar sobre el enemigo, y daremos aquí algún ejemplo. A pesar de que a primera vista parezca que han sido diseñados para matar o debilitar héroes de forma individual, son capaces de causar bastante alboroto también contra las falanges enemigas. Con un hechizo Control podemos mover al estandarte enemigo fuera del contacto de sus compañeros y acabar con él sin posibilidad de que el enemigo pueda pasarlo a otra molesta miniatura amiga. Un Dardo Negro bien tirado puede acabar con un miembro de una máquina de asedio, haciendo imposible que dispare ese turno o incluso que dispare durante el resto de la partida. Otra opción muy viable es aprovechar que resta Valor a los enemigos situados a su alrededor para lanzar un Infundir miedo que les haga ¡correr en dirección opuesta y abandonar sus puestos!

Como último dato, recordad que cuando te quede un solo punto de Voluntad, tendremos que dejar de lanzar hechizos puesto que ya no está permitido evaporarlos a voluntad.

Asesinatos

Tumularios, Ella-Laraña, Gulavhar,…

Destruir de forma efectiva una miniatura clave en un abrir y cerrar de ojos. Con esa definición podemos agrupar a estos perfiles en concreto. Obviamente, esto puede inclinar la balanza de la partida en tu favor, por lo que los ejércitos de El Señor de los Anillos se han especializado en ello.

La mayoría de las facciones tienen uno o dos héroes clave y si los destruyes aumentarás considerablemente tus opciones de ganar la partida. Considera un ejército con Elendil o Boromir; tu oponente confía en su habilidad en combate, así que si lo liquidas al principio de la partida, sus planes se verán afectados radicalmente. Además, un ejército con un montón de tropas con la regla especial Escolta puede seguir luchando sin problemas a pesar de estar desmoralizado. Si mata en los primero compases al héroe al que protegen, nos quitaremos un gran peso de encima por partida doble. ¿Y cómo conseguir esto? A continuación un par de tácticas.

Los tumularios serán el primer ejemplo que trataremos. En resumidas cuentas, poco hay más efectivo que Petrificar a un héroe gracias a esta miniatura. Una miniatura petrificada pierde sus combates de forma automática y además deben estar en el suelo, así que además le doblarán los dados como si estuviera atrapado. Por lo tanto, moved a vuestros tumularios rodeados de orcos que le hagan cobertura, lanzad vuestro hechizo en el momento oportuno y tras esto rodead y acabad sin compasión con vuestra víctima.

Otro ejemplo de táctica muy efectiva es usar un mago para controlar a una miniatura concreta y luego abalanzarse sobre ella con tu asesino. ¿Y qué asesino mentamos aquí? Ella-Laraña. Con su alto atributo de movimiento y al no contar con penalizadores al movimiento, cogerá por sorpresa a tus enemigos muchas veces. Una vez cargue, gracias a su Carga Monstruosa, tendrá un ataque adicional, tirará al suelo y doblará sus ataques. Si a esto sumamos su atributo de Combate de 7, su Fuerza 7 y la posibilidad de repetir las tiradas fallidas para herir, tendremos una forma muy muy efectiva de acabar con muchas de las posibles amenazas potenciales de nuestros ejércitos.

Dispersar al enemigo

Nazgûls, Dragones, Smaug,… 

Esta es la forma más directa en la que puedes usar a tus héroes, por lo que requiere de muy poca explicación. Asumiendo que has conseguido desmoralizar al ejército enemigo, querrás asegurarte de que el mayor número posible de sus guerreros huya del campo de batalla en cada turno.

Para ello, necesitas la ayuda de un tipo de héroe en concreto. Normalmente son aquellos que cuentan con las reglas de heraldo de la Oscuridad o Mal ancestral, ambas muy útiles para lo que queremos hacer. Toda miniatura que se halle dentro del alcance de estos villanos sufrirán una penalización de -1 a su atributo de Valor. Esta habilidad ha resultado ser un factor decisivo en partidas grandes; una fuerza que tenga a un montón de miniaturas dentro del área de influencia de una de estas reglas rara vez sobrevive a un chequeo de desmoralización más de un par de turnos.

Recuerda que a día de hoy, un nazgûl que sólo tenga un punto de Voluntad sigue siendo útil. Guárdalos y úsalos para este objetivo una vez hayas conseguido desmoralizar a tu oponente.

Una última consideración a tener en cuenta es lo crucial que resulta privar a los héroes de la Luz de poder usar su habilidad de ¡Resistid! En este punto, cualquier héroe con puntos de Poder puede reclamar la victoria para sí. 

Y con esto acabamos el repaso de tácticas para la Oscuridad, pero no temáis, Defensores de la Luz, la próxima vez os tocará a vosotros.

Mario [Montaraz del blog]

...

LoTR: Mordor Troll / Isengard Troll

Ver producto
...

LoTR: Winged Nazgûl

Ver producto
...

Saruman The White & Grima

Ver producto

Categorizado en: ,