Informe de batalla: Templarios Negros vs Caballeros del Caos

Publicado el 28 junio, 2022

Una extraña señal psíquica en una vieja refinería de combustible ha alertado a una pequeña cruzada de Templarios Negros. Los valientes Ángeles de la Muerte han desembarcado para investigar la anomalía para encontrarse a los terribles Caballeros del Caos. La lucha será dura y ninguno está dispuesto a ceder terreno. ¿Quién resultará vencedor?

Aprovechando la salida del libro de ejército de Caballeros del Caos, este humilde trasgo escritor engañó a su amigo Dani para comenzar a probar cómo funcionaba esta facción de titanes corruptos. Y, como no podía ser de otra manera, ha resultado ser una partida de lo más divertida y didáctica.

Misión y prepartida

La misión que decidimos hacer fue la de Conversión, de la Zona de Guerra: Nachmund. Queríamos despedirnos antes de que llegara el nuevo libro de Gran Torneo y ver de lo qué eran capaces los Caballeros del Caos.

Dani cogió las misiones secundarias de Dominación, Desgaste y Desafío Digno. Tenía una gran presencia en mesa para cumplir las dos primeras, mientras que era capaz de destruir cualquier cosa para lograr la última de ellas (en este caso, los dos Land Raiders y la unidad de Exterminadores de Asalto), propia del nuevo libro de ejército.

Por otro lado, yo opté por algo más variadito: Derribadlos, ya que todas sus miniaturas eran vehículos, Alzar bien los estandartes para tener algo más o menos seguro y, finalmente, Juramentos del momento. Un poco optimista, pero sentía que iba a ir bien con mi lista de Templarios Negros.

Listas y despliegue de ejércitos

Ninguna de las dos listas podría considerarse competitiva, ya que teníamos unidades que no son especialmente buenas. O, al menos, que su rendimiento no es tan eficiente como otras. Ahora bien, esto nos permitió alargar la partida hasta el último turno y disfrutar más del juego.

La idea de la lista de los Caballeros del Caos era tener una gran presencia a través de los Perros de Guerra, capturando los marcadores de objetivos. De la casa Herpetrax, el Caballero Tirano ofrecería su fuego de apoyo plantado desde uno de los objetivos mientras el Caballero Abominable demostraba de lo que era capaz contra lo más duro de mi ejército.

Por otro lado, la lista de Templarios Negros era bastante inusual: dos Land Raiders que tirarían hacia adelante y buscarían que su carga llegase rápido al combate cuerpo a cuerpo, donde destacaban más. No tenía muchas armas antitanque, más allá de cuatro tiros mal contados. Elegí el voto de “Defiende el Honor del Emperador” para asegurarme que todo aguantara la potencia de fuego del enemigo.

Ronda de batalla 1

Por suerte me tocó comenzar a mí, aunque realmente en mi turno no hice demasiado. Avancé hasta los objetivos en tierra de nadie para controlarlos y plantar los estandartes. Luego, disparé las cuatro armas que llegaban para rascar algunas heridas, pero viendo el resultado lo que tuve que hacer es apretar el culo y confiar en el cuerpo a cuerpo.

Su turno fue mucho más productivo que el mío. Movió sus titanes para salir del cuello de botella que se había formado debido a la escenografía y el despliegue. Que los dividiese podría ayudarme a ganar la partida, pero luego vi que no. 

Por un lado, el Tirano y un Perro de Guerra cogieron posiciones defensivas en un punto, mientras que el Caballero Abominable buscaba ángulo para disparar y lanzar poderes psíquicos. Los dos Karnívoros fueron directos a buscar el Land Raider Redeemer, plantado en medio de la mesa. 

He de reconocer que tuve suerte en las tiradas en la fase de disparo, pero más aún en la fase de combate. Y es que ni la gran cantidad de tiros del Tirano ni los ataques de los Karnívoros lograron matar nada. Eso me dio un poco de esperanza para el resto de turnos

Ronda de batalla 2

Aquí comenzaron las tortas de verdad. No puntué especialmente bien los objetivos primarios, ya que el objetivo asegurado de los Karnívoros me perjudicó en el centro de la mesa. Pero ahora tenía todo a distancia de carga, así que tocaba pegarles duro donde un Templario Negro es más especialista.

La unidad dividida de motos fue a generar presión al Caballero Tirano, cubiertas por el fuego antitanque del Dreadnought Venerable. Los Exterminadores de Asalto, junto al Capellán, bajaron del Land Raider Cruzado para enfrentarse al Caballero Abominable. El Capitán bajó del Land Raider Redeemer, pero con la intención de salvar a su transporte de una muerte segura.

Los disparos no fueron especialmente útiles, rascando alguna herida a los dos caballeros más grandes. En lo que respecta a las cargas, los Exterminadores hicieron una gran cantidad de heridas con sus Martillos Trueno al Caballero Abominable, aunque no lo derribaron. En el centro de la mesa, uno de los Karnívoros cayó a llamaradas de Redeemer, mientras que el otro resistió el castigo del martillo del Capitán.

El Abominable demostró no ser manco cuerpo a cuerpo, reduciendo a la mitad la unidad de Exterminadores. Y las motos que se atrevieron a trabarse con el Tirano también pillaron bastante.

En el turno de los Caballeros del Caos la cosa siguió la misma dinámica: dispararon a varias de las unidades divididas para asegurarse los puntos de la misión de Desgaste. Gracias a poder destrabarse y actuar, el Abominable se lanzó a la carga del Land Raider Cruzado, que custodiaba uno de los marcadores de objetivo.

Las andanadas de fuego de los Perros de Guerra especializados en disparos no lograron acabar con los exterminadores. Y, para fortuna de los Templarios Negros, el Emperador estuvo de su lado al salvar una gran cantidad de salvaciones invulnerables.

Ronda de batalla 3

En el tercer turno de los Templarios Negros ya veía que me iba a arrollar, así que traté de mantenerme algo más defensivo y rascar el máximo de puntos posibles. Evitar que los Land Raiders y los Exterminadores muriesen evitaba que el oponente ganara puntos.

Seguí aguantando el centro, retiré la unidad con la moto de ataque para intentar disparar desde la distancia y confiar en mi capitán para que matase al resiliente Caballero Abominable. Craso error: a pesar de que los Templarios Negros repetían cargas, falló miserablemente. Al menos los exterminadores hicieron trizas a uno de los Perros de Guerra.

El turno del rival fue más eficiente: finalmente destruyó a los dos Land Raiders tanto a disparos como cuerpo a cuerpo, además de reducir la escuadra de Cruzados que mantenía el centro del campo de batalla. Las motos fueron cargadas y eliminadas, dejando en muy buena posición a otro de los perros de guerra. Al menos los exterminadores seguían aguantando todo lo que les caía de disparos.

Ronda de batalla 4 y 5

Los dos últimos turnos fueron de lo más intensos y divertidos. Por un lado, el Capitán volvió a cargar al Abominable, pero esta vez con éxito. Lo que no fue tan exitoso fue sus lamentables tiradas de ataque, ya que gracias a la Bendición que tenía el caballero sólo podía impactarle a 4+.

Los exterminadores cargaron contra los Perros de Guerra en el marcador de objetivo del oponente, destruyendo uno de ellos. Aunque en turnos posteriores fueron pasto de los tiros del otro titán y del Abominable. 

El Caballero tirano barrió las pocas tropas que quedaban en el centro del campo de batalla, mientras que el Dreadnought Venerable se enfrentó al caballero psíquico. Los disparos del Cañón láser no fueron efectivos, pero fue capaz de provocar las últimas heridas en una épica carga en el turno final.

Algo similar pasó con el Capellán, que se envalentonó y llegó a enfrentarse al Perro de Guerra que guardaba el marcador de objetivo rival. Con las letanías adecuadas (y un poco de suerte), metió tal somanta de crozius al caballero del caos que lo fulminó, quedando solo en ese punto.

Final de la partida

La verdad es que la partida estuvo reñida hasta el último turno. No íbamos contando mucho los puntos, pero la diferencia fue mínima. Con mis Templarios Negros conseguí 84 puntos mientras que los Caballeros del Caos de Dani lograron 90 puntos. Puntuó muy bien todas las misiones principales y secundarias, y yo no tanto.

En cualquier caso, me fui contento de la partida. Disfruté mucho sacando una lista tan poco competitiva de Templarios y ver que, con la nueva regla de la Armadura del Desprecio, les permitía enfrentarse bastante bien a un libro de ejército recién salido del horno.

Por otro lado, los Caballeros del Caos me gustaron mucho. Tanto su versatilidad, personalización como capacidad de enfrentarse a los rivales en el campo de batalla. Si no hubiera sido por el despliegue en cuadrantes, la partida habría terminado muchísimo antes.

Habrá que ver cómo cambian las cosas con el nuevo libro de Zona de Guerra, e incluso probar una partida similar pero con el modo de juego Tempestad de Guerra. Lo que está claro es que los jugadores de Caballeros del Caos tienen un códex fantástico para darlo todo en las partidas de Warhammer 40.000.

— Tomás [El Trasgo Escritor]

...

Pack De Misión: Tempestad De Guerra (Castellano)

Ver producto
...

Codex: Chaos Knights (Castellano)

Ver producto
...

Caja de Ejército Templarios Negros (Castellano) (13)

Ver producto

Etiquetas: , , , ,
Categorizado en: