La paleta húmeda

Publicado el 23 noviembre, 2023

Muchos de vosotros habéis empezado en el hobby conociendo la paleta húmeda y no le dais la menor importancia, pero para los que pintábamos miniaturas en las cuevas de Altamira, su descubrimiento/comercialización, fue un antes y un después.

Los pintores que siempre han pintado con pintura acrílica se han quejado de que la pintura se seca muy rápido en las paletas tradicionales. Y ya no digo nada sobre papel, obligando a repetir las mezclas una y otra vez en el proceso de pintar una figura, o de repetir mezclas entre tres o cuatro colores.

Esta problemática condicionaba y mucho la forma de pintar. Para solucionarlo los fabricantes de pintura aportaron el Medium Retarder, para alargar el tiempo de secado de la resina que compone la pintura acrílica, esto diluía la pintura, la hacía menos densa, tenía y tiene sus pros y sus contras, pero era mejor que nada.

Pero en cuanto se obtuvo una herramienta con que la pintura acrílica no se secaba en la paleta en minutos y se conseguía una plasticidad a la hora de mezclar los colores, de manera muy similar al óleo, la evolución de la pintura dio un salto cualitativo impresionante. La principal característica de la pintura, su tiempo de secado, en este caso, ya no condiciona su uso.

¿Qué es la paleta húmeda?

Hoy en día podemos encontrar paletas húmedas de diferentes fabricantes y todas ellas de gran calidad. Pero para que entendáis el concepto de cómo funciona, vamos a hacer una paleta húmeda casera.

Si que es verdad que podemos hacerla y trabajar con ella sin mayores problemas, pero la ventaja de las paletas comerciales es que usan materiales de primera calidad, mucho mejores que las caseras. Aunque el concepto es el mismo, la pintura se comporta mucho mejor que con una paleta hecha en casa. Si me aceptáis una sugerencia, para mí, la mejor paleta húmeda de largo es la Redgrass, ya que reúne todas las características necesarias que más adelante enumeraremos.

Algunas de las paletas húmedas que podemos encontrar en el mercado.

Cómo hacer nuestra paleta húmeda

En primer lugar, necesitaremos un recipiente que inundaremos con agua para crear una superficie empapada, que por filtración transmita la humedad que necesitamos. Este recipiente puede ser un tupper con cierre hermético. Pero según como sea la altura, puede ser un problema, ya que nos obligaría a hacer movimientos algo forzados para salvar la altura del recipiente para recoger pintura. En la primera paleta húmeda casera que haremos a continuación, usaremos una bandeja de plástico con unos laterales lo suficientemente altos, como para albergar el agua sin problema. También podríamos usar platos de plástico, o recipientes de aluminio o plástico, el caso es que el recipiente no filtre el agua.

En segundo lugar, usaremos un acumulador de humedad. Esto se simplificará con una esponja densa que retenga el humedad, o bien una bayeta de limpieza de esas que son superabsorbentes, ideales para lo que necesitamos, absorber y retener el agua.

Está claro que el elemento que usemos como retenedor de humedad condicionará el recipiente. Por ejemplo, si usamos una esponja de dos dedos de alto, el recipiente deberá poder cubrir esos dos dedos, porque si usamos una bandejita plana y baja con esta esponja, habrá un exceso de agua y toda ella se verterá por encima de la mesa.

Siguiendo con lo que os explicábamos, la bayeta la mojamos, empapamos y retiramos el exceso de agua vertida en la bandejita, decantándola. No necesitamos encharcar, solo que la bayeta quede empapada, ya tenemos una superficie calada en agua, lista para transmitir humedad.


En tercer y último lugar, sobre la bayeta aplicaremos un trozo de papel de horno, no papel de cocina, papel de horno. Básicamente el que se usa para que las madalenas no se peguen en la bandeja del horno. Cortamos un trocito tan grande como la bayeta y lo aplicamos encima. Ajustamos que se pegue o adhiera bien con la humedad de la bayeta y ya lo tenemos.

Este papel permitirá la trasmisión de humedad a la pintura sin empaparla ni encharcarla, dotando a la pintura de esa elasticidad que buscamos a la hora de pintar.

Esta es un tipo de paleta húmeda con bayeta. Se podría confeccionar con varias capas de papel de cocina, o un trapo de algodón. Aunque no son lo mejor, ya que con el tiempo se crean hongos y la humedad no es uniforme, pero también sirven como elementos que retienen la humedad del agua.

Como os decíamos previamente, otro tipo de paleta que es más duradera es la que se podría confeccionar a partir de un tupper hermético con una cierta altura. Lo llenaríamos con una esponja, o varias esponjas que lleguen hasta la parte superior, inundarlas de agua y encima de ellas, poner el papel de horno como superficie de trabajo.

La gran ventaja de esta paleta es que en el recipiente hay muchísima más agua que en la bandejita con la bayeta. Así que el tiempo de trabajo se puede alargar muchísimo más. Si a ello le sumamos una tapa hermética, podríamos decir que en buenas condiciones la pintura puede durar días y días en un estado de humedad aceptable, sin necesidad de hidratar de nuevo la esponja.

En ambos tipos de paleta lo importante es que tanto la bayeta como la esponja queden bien empapadas en agua para que el papel de horno se adhiera. Así obtenemos esa hidratación tan importante para que la pintura pueda fluir en la superficie del papel de horno.

Evidentemente estas no son las mejores paletas húmedas. Pero para que entendáis cómo funciona una buena paleta, o para salir de un apuro, es más que suficiente.

¿Qué características debe tener una buena paleta?

  • Recipiente con cierre hermético. Así nos permitirá alargar las sesiones de trabajo cerrando la paleta y sin perder humedad por evaporación. Así al día siguiente podremos trabajar en las mismas condiciones de humedad.
  • Superficie plana, de perfil bajo y extensa. El que sea una superficie baja nos permite recargar el pincel, mezclar y movernos mucho más cómodamente que con una paleta con un perímetro alto que nos obligue a hacer movimientos de brazo forzados para llegar a la paleta.
    Que sea plana ayudará a que la humedad se expanda de manera homogénea por toda la superficie de trabajo y que sea extensa. Esto nos permitirá dar rienda suelta a hacer mezclas más amplias y generosas.
  • Una superficie absorbente con gran capacidad de retención de agua. No es lo mismo una esponja de grano gordo que de grano fino, ya que la última retiene mucho mejor la humedad. No es lo mismo una bayeta absorbente, que papel de cocina. Sirven igual, pero no son lo mismo.
  • El papel absorbente de calidad y resistente. La zona donde mezclareis la pintura debe ser lo más resistente posible. ¿Y por qué? Lo vais a entender muy fácil con el siguiente ejemplo. Sí tenéis que coger papel de wc,¿cuál erigiríais, doble capa, lo más resistente posible o uno finito de una capa y que es casi transparente? ¿A que ahora si lo entendéis?
  • Superficie de color neutro/blanco o gris. Evidentemente, al trabajar las mezclas sobre un área de color blanco facilitará la identificación de los colores y tonalidades.

Uso de la paleta húmeda

El uso es sencillo: la paleta húmeda es un espacio donde mezclar y rebajar la densidad de la pintura. Se pueden aplicar pequeñas cantidades de pintura de distintos colores, para mezclarlos con otros tonos y obtener visualmente unas gradaciones continuas. De esta manera se obtiene la escala de tonalidades, saturación o valor en la paleta, antes que en la figura y así hacernos una idea visual previa del resultado final.

La gran ventaja es que la pintura no se seca, siempre se mantiene fresca. Siempre y cuando haya suficiente humedad por debajo, eso nos transmite en una facilidad pasmosa a la hora de obtener diluciones si hacemos veladuras.

Es justamente con la técnica de la veladuras donde la paleta húmeda se convierte en un elemento indispensable. Aparte de proporcionar gradaciones continuas, nos permite poder diluir ligeramente la pintura con un poquito de agua, crear una pintura menos espesa y translucida en la proporción deseada para ejecutar las famosas y acumulativas veladuras.

También para los que hacen largas sesiones de pintura, la paleta húmeda les mantiene el ritmo, les permite pintar sin tener que repetir procesos de mezclas, perder tonanalides por el camino, por lo que se ahorra mucho tiempo a la hora de pintar.

Xon la paleta húmeda todo son ventajas y evidentemente en la Seta no íbamos a dejar de explicároslo.

Algunas paletas húmedas que tenemos en nuestra web:

—  Carlos [GuyBrush]

...

Paleta Humeda (2023)

Ver producto
...

Everlasting wet palette Painter V2

Ver producto
...

Everlasting wet palette Studio XL V2

Ver producto

Etiquetas:
Categorizado en: