Reseña de Boop., el juego de los gatos que saltan a la cama

Publicado el 26 noviembre, 2023

2 jugadores / 20-30 minutos / +10 años / Scott Brady / Delirium Games

Boop es el ruido que hace un gatito en la cama cada vez que lo colocamos y, ¡después empuja a todos los gatitos! Y también es el nombre del juego de mesa que vamos a ver hoy en la Seta. Boop. es un juego exclusivo para dos jugadores, es abstracto, tiene un aire al tres en raya, pero mucho más divertido y adorable. Vais a poder jugarlo en pareja con otros jugones o incluso con vuestros hijos (es para mayores de 10 años) y vais a ver que, aunque su mecánica sea muy sencilla, conseguir hacerlo bien no es tan fácil.

Vente con nosotros a saltar en la cama y descubrir Boop.

Como ya sabéis este es un juego de dos jugadores y de gatitos, lo que lo hace estratégicamente adorable. En Boop. tenemos dos tipos de gatitos: los pequeños, que son con los que empezaremos la partida, y los grandes, que iremos obteniendo a lo largo de la partida, ahora veremos cómo.

Nuestro objetivo es formar una fila de 3 gatos grandes de nuestro color, ya sea ortogonal o diagonalmente, para ganar la partida.

Y, ¿cómo conseguimos esto? ¡Vamos a verlo!

El jugador activo debe colocar sobre la colcha -el tablero- su gato pequeño, si es el primero que colocamos no pasa nada, si lo colocamos aisladamente en el tablero, tampoco pasa nada. Pero, si colocamos nuestro gatito junto a otro, ya sea nuestro o de otro jugador, hace boop y lo empujamos. Podemos empujarlo diagonal u ortogonalmente.

Nuestro gatito cae en la cama, hace ¡boop! y empuja todos los que tiene cerca.

  • Si el gatito que empujamos está en el borde del tablero, lo echamos fuera y vuelve a la reserva del jugador.
  • Si el gatito tiene otro gatito al lado, no podemos empujarle, pues no causa una reacción en cadena, es decir, las otras fichas no se mueven en reacción.

Una vez hemos empujado, comprobamos si hemos alineado 3 gatitos del mismo color. El objetivo es juntar a 3 pequeños, cuando esto pase, los retiramos y los cambiamos por 3 gatos grandes. Para ganar la partida necesitamos alinear 3 grandes.

Situaciones que pueden darse:

  • Los jugadores deben tener siempre 8 fichas activas, si en en algún momento las 8 están sobre la cama, puedes convertir un gatito cualquiera en gato grande, se retira y cogemos uno grande del suministro para nuestra reserva. Otra opción es retirar un gato adulto a nuestra reserva, en vez de convertir gatito a gato.
  • Si, en algún momento, se da el caso de que hemos alineado más de una fila de gatos del mismo color, solo escogemos una de ellas y la convertimos en gatos grandes.

Y tras esto seguimos jugando con normalidad. Ahora bien, los gatos grandes tienen una única diferencia con los pequeños: no pueden ser empujados por gatitos pequeños. Pero ellos sí pueden empujar gatos grandes y pequeños.

En el ejemplo de arriba, vemos en la imagen de la izquierda como esta colocado el tablero. Decidimos jugar un gatito gris entre los dos grises. A la derecha vemos que ese gatito desplaza a los dos grises y al naranja de la esquina, pero no desplaza al gato grande, ya que los gatos pequeños no pueden con los grandes.

¡Y esto es Boop.! Un juego de colocar gatitos y empujarlos, quien consiga alinear 3 gatos grandes primero, ¡gana!

¿Qué nos parece Boop.?

Sin duda Boop. es uno de esos juegos adorables que nos entran por los ojos, pero es que su estética risueña puede atraer a muchos jugones. A todo ello tenemos que sumarle que el tablero del juego, la cama de los gatos, es la propia caja. Se le da la vuelta y se coloca la colca en la parte trasera, ¡y a jugar! Es fácil de montar y de jugar.

La dificultad de este abstracto pasa por hacerlo mejor que nuestro contrincante, con lo que tiene una parte de estrategia que no podemos obviar. ¿Quiere decir esto que no podemos jugarlo con nuestros hijos? No necesariamente, ya que el juego es para más de 10 años y viene con una breve variante para empezar a familiarizarse con él, así que vais a poderlo jugar con niños de esta edad sin problema.

Es importante que tengáis en cuenta que, a veces, echar a nuestros propios gatos del tablero no tiene por qué ser malo; también podemos jugar mucho con formar una fila de dos gatos, así sabemos que desde una dirección no podrán moverlos, aunque desde otra sí. Boop. puede ser muy estratégico o más tranquilo, dependiendo de con quien lo juguemos, pero en GoblinTrader nos ha encantado, ¿qué os parece a vosotros?

— Raquel [Ludoadicta de la Costa]

...

Boop (Castellano)

Ver producto
...

Curious Cargo

Ver producto

Etiquetas: , , , , ,
Categorizado en: